Las historias de usuario

Por María José Cruz y Santos Rivera

En el área de las tecnologías de la información existen diferentes idiomas entre las personas que interactúan con los mismos y esto hace que en algunas ocasiones sea muy complicado que se entiendan, y por lo tanto afecta el resultado de las interacciones.

Uno de las grandes malentendidos, por así decirlo, se presenta ente los desarrolladores de las plataformas tecnológicas y los usuarios finales que son, a fin de cuentas, los que hacen uso de las mismas para sus actividades diarias.

Puede suceder que algún departamento tiene una necesidad particular y la expresa en el lenguaje técnico de su área, que los desarrolladores no entienden por lo que realizan su propia interpretación y el resultado final no tiene relación con lo que verdaderamente se necesitaba.

Puede también ser el caso que los desarrolladores, al no conocer sobre actividades como seguimiento de venta, gestión de almacén, incluso contabilidad, se limiten a presentar la plataforma tecnológica a la empresa y dejan la parte de adaptación a la misma por falta entendimiento entre cuales son sus necesidades para poder adaptar la herramienta a las mismas. Esto pasa mucho, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Para unificar los idiomas y que todos los interesados estén en el entendimiento de cuales son las necesidades que hay que trasladar a la herramienta tecnológica se han creado las historias de usuario.

Las historias de usuario ayudan a cambiar el enfoque de escribir cuales son los requisitos a hablar sobre los mismos; de forma que se trata de una serie de conversaciones sobre la funcionalidad deseada a través de descripciones concretas, con la información imprescindible, cortas y simple de una característica esperada.

Se pueden emplear desde describir una tarea concisa durante un proyecto de implementación, hasta crear funcionalidades y mejoras que aporten beneficios a un sistema de gestión que ya se encuentre en uso.

El hecho de que se emplee esta metodología aporta también importantes beneficios a la organización ya que va a potenciar la participación del equipo de trabajo en la toma de decisiones permitiéndoles evolucionar sus requerimientos para aportar más valor y dar un resultado más eficiente.

Está compuesta principalmente de tres partes.

  1. Tarjeta. Una descripción escrita en el lenguaje del negocio identificando cual es el requerimiento y presentándolo de acuerdo al grado de necesidad de los mismos.
  2. Conversación. Se desarrolla el dialogo entre los miembros del equipo por parte de la empresa y los desarrolladores aclarando detalles y dudas, y asegurarse que ambas partes hablan sobre el mismo tema. Para esto puede ser importante que se presenten ejemplos de lo que se espera lograr con la nueva funcionalidad y los resultados deseados.
  3. Confirmación. Ambas partes verifican que se ha completado con éxito y que la descripción se refiere específicamente a la funcionalidad deseada.

Para que una historia de usuario se contemple como éxito es importante que se base en el modelo INVEST:

  • Independiente. Una historia de usuario debe ser independiente o ajena de otras, esto para poder planificar, priorizar y planificar la misma.
  • Negociable. Es aquí donde hacemos mención de la “Tarjeta” donde se hace la descripción con todos los detalles y los diferentes escenarios esperados.
  • Valiosa. Cada Historia de usuario debe ser importante para el usuario debido al valor que está representa.
  • Estimable. El equipo debe de poder estimar cada historia de usuario siempre y cuando los datos sean establecidos.
  • Pequeña(small). Una buena historia de usuario debe ser pequeña en esfuerzo.
  • Testeable. Cada historia de usuario debe ser posible de ser probada a fin de determinar que ha sido completada.

Las historias de usuario si bien pueden resultar un tanto molestas porque a veces es más sencillo simplemente expresar la necesidad y esperar a que se encuentre disponible, es impotente realizarlas para asegurarse que ambas partes entienden el requerimiento. Adicionalmente, por la característica de llevar al equipo a sentarse, dialogar y pensar sobre la misma para expresarla de manera coherente permite desarrollarla de forma más óptima y eficiente lo que es un plus adicional para que las pequeñas y medinas empresas tengas las herramientas necesarias para sobresalir y mantener su lugar en el mercado.

like0